La diabetes mellitus se está extendiendo en todo el mundo. De la misma manera como antes se extendían las enfermedades infecciosas, hoy en las naciones industrializadas se extiende este trastorno metabólico. Si las personas engordan mucho, es más probable que  desarrollan la diabetes tipo 2. Pero también la variante genética diabetes mellitus tipo 1 está aumentando.

Diabetes mellitus es un trastorno de la producción de insulina y por eso es un problema del metabolismo de los azúcares y esto causa un nivel de azúcar demasiado alto en la sangre. El valor límite de la diabetes es un nivel de azúcar en la sangre de 200mg/dl en sangre venosa. En ayunas el valor límite es 126 mg/dl.

Cuando se habla de „diabetes“, normalmente se refiere al diabetes tipo 2, la variante más común. En el caso de personas mayores y mujeres embarazadas sucede que el páncreas produce menos insulina de lo necesario, por lo cual falta insulina. 

En la fase tardía del diabetes tipo 2 y en el caso del síndrome metabólico – mucho sobrepeso, problemas del metabolismo de los azúcares y del metabolismo lipídico y tensión alta – hay suficiente insulina, pero esta no ejerce la acción. Esto se llama resistencia a la insulina. A menudo hay síntomas imprecisos como cansancio, debilidad o la sensación de hambre, por eso a menudo se detecta el diabetes tipo 2 por casualidad durante un análisis de laboratorio. 

Los factores de riesgo típicos para desarrollar esta enfermedad son sobrepeso, sedentarismo y fumar. 

Con una alimentación consciente y actividades físicas regulares se puede mejorar la enfermedad, reducir las medicinas y regular mejor el nivel de azúcar en la sangre. Las temidas bajadas de azúcar - que están acompañadas por desvanecimientos, tremor muscular, palpitaciones, ansiedad, sudoración, confusión y problemas de la coordinación de los movimientos, de orientación y de concentración - disminuyen.

publicado en la revista Fuerteventura Magazine HOY